Organizacion cubana que lucha contra la dictadura comunista en Cuba y en el exilio desde 1960 para instaurar un sistema de libertad y democracia para todos.

domingo, 7 de agosto de 2011

A LO CORTICO CON HIRAM.

El camino de la libertad



Los hombres que ceden, no son los que hacen los pueblos, sino los que se rebelan. El déspota cede a quien se le encara, con su única manera de ceder, que es desaparecer. No cede jamás a quien se le humilla.

Jose Martí


Es una falacia creer que el opresor responderá a las demandas pacificas que le haga el oprimido. La tiranía existe por el conformismo de los que prefieren pasar necesidades y humillaciones que asumir el riesgo que la lucha por la libertad conlleva. Martin Luther king lo dijo bien claro:


La libertad nunca es dada voluntariamente por el opresor: debe ser demandada por el oprimido.


En 1978 se fundó el “Comité Cubano Pro Derechos Humanos” por un grupo de cubanos encabezados por Ricardo Bofill que por primera vez denunciaron a la comunidad


Internacional los atropellos del régimen, y después, siguiendo ese ejemplo, se formaron infinidad de organizaciones que durante los últimos 32 años han demandado pacíficamente la democratización del país.


Todos esos llamados a un cambio pacífico hacia la democracia, que se han hecho a través de los años y que se han dado a conocer en diferentes documentos y propuestas, como “La Patria es de Todos”, el “Proyecto Varela” y “La Asamblea para Promover la Sociedad Civil”, para mencionar los de más relevancia, han fracasado. El régimen siempre ha respondido a todos estos llamados a una solución pacífica enviando a la cárcel a los opositores, sin que se hayan logrado avanzar un mínimo nuestra agenda democrática.


Estos antecedentes demuestran claramente que el régimen no cambiará su sistema totalitario por mucho que se lo pidamos; por lo que no le queda otro remedio a la oposición que usar la fuerza del pueblo para arrancárselo de las manos, siguiendo el pensamiento Martiano:


Los grandes derechos no se compran con lágrimas, sino con sangre. Los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan.


No será por medio de la violencia de ayer, como obtendremos la libertad, ni tampoco a través de denuncias a la comunidad internacional, ni por documentos valerosos que plantean soluciones pacíficas y razonables, ni por medio del llamado “EL camino del pueblo”, que ofrece soluciones tímidas e ingenuas, ni por un desplome económico.


La liberación se encuentra en el corazón y las entrañas de los cubanos que deben decidir, si prefieren continuar, como ovejas sumisas y hambrientos mendigos, viviendo de la corrupción y de la caridad de sus hermanos exiliados o levantarse con dignidad y valor para romper los barrotes de la esclavitud.


Comenzaremos a caminar por el camino que nos llevará a la libertad cuando las demandas democráticas de la oposición tengan, como centro o motor, la acción directa de la población manifestada en protestas públicas pacificas.


Esa expresión de la voluntad popular debe recorrer la isla de un extremo a otro hasta que logre retirar de la gestión pública, por lo medios que la ocasión permita, a esos viejos carceleros, que aferrados a ideologías fracasadas impiden la democratización del país.


Tenemos que tomar el camino que trazaron con su sangre Mahatma Gandhi que derrotó al imperio británico y de Martin Luther King que acabó con la discriminación racial en este pais Si establecemos como métodos de lucha la “no colaboración” y la “desobediencia civil” se disminuirá la cuota de sangre que habrá que pagar para alcanzar la libertad, pero para ello es necesario que el pueblo le suspenda la asistencia que le brinda al régimen con su silencio y obediencia, porque son los factores que lo sostienen. Sobre esto Mahatma Ghandy dijo:


Hasta a los gobiernos más despóticos les es imposible permanecer en el poder sin el acuerdo de sus gobernados. Es verdad que el déspota cuenta muchas veces, gracias a la fuerza, con el consentimiento del pueblo. Pero apenas el pueblo deja de temer la fuerza del tirano, su poder se derrumba.


El pueblo cubano victima de tantos años de aislamiento y de adoctrinamiento comunista está traumatizado, enfermo moralmente, y otros padecen del síndrome de Estocolmo, enfermedades que tienen que ser superadas para que pueda librarse del miedo que lo tiene paralizado.


A pesar de todas esas ataduras sicológicas, la oposición cívica, marcha lentamente abriendo camino en la conciencia dormida de los cubanos logrando que cada día se vean más actos de protesta que desafían la represión del régimen.


Los países oprimidos; aunque parecen sumisos solo necesitan una chispa que cualquier injusticia puede provocar, para encender el deseo incontenible de ser libre que anida en el corazón de todo ser humano Existen distintos escenarios para recuperar la libertad y en todos se requiere la acción directa del pueblo y la colaboración de los dirigentes comunistas más jóvenes, pragmáticos y moderados que desean sobrevivir al cambio inevitable. La historia ofrece ejemplos recientes. La evolución democrática de Polonia, la sangrienta revolución de Rumania y el derrumbe del comunismo en la Unión Soviética y en los países de Europa del Este, ratificaron la necesidad de incorporar al proceso de democratización, a parte de la nomenclatura comunista, de manos limpias, como eje para efectuar un cambio hacia la democracia.


Cada uno de estos países elaboraron distintas formas para regresar al concierto de naciones libres y democráticas y en nuestro pais tendremos que hacer lo mismo.


Como principio básico me opongo a que participemos en ningún Plebiscito o consulta popular mientras no se liberen a priori a los presos políticos y se restauren las libertades públicas, porque en medio del terror no se pueden obtener resultados honrados.


Para llegar a la solución de los problemas tenemos que arrancar de un tirón las causas que la provocan, por eso es imprescindible abolir inmediatamente el régimen comunista y sustituirlo por un gobierno de Salvación Nacional integrado por miembros de la oposición, y por supuesto por los que formaron parte del gobierno, civiles y militares, que facilitaron el proceso de eliminación del estado totalitario.


Como es evidente que la vigencia de la constitución socialista promulgada en 1976, con sus modificaciones posteriores, imposibilita la democratización del país, es necesario revocarla por decreto y restablecer la constitución de 1940 con las excepciones mínimas necesarias, para que pueda funcionar un gobierno de transición con tiempo y poderes limitados. Esto restablecerá las libertades públicas y los derechos individuales inmediatamente, que incluye la proscripción de la pena de muerte y el restablecimiento del habeas corpus como elementos básicos de protección de la vida.


El objetivo inmediato de ese gobierno provisional será cumplir, con más de medio siglo de retraso, con la promesa que se le hizo al pueblo cubano , con la sangre y el sacrificio de una generación , en el “Pacto de Caracas” firmado por el propio Fidel Castro y las fuerzas democráticas que combatieron a la dictadura de Batista, que dice:


Conducir al país, a la caída del tirano mediante un breve gobierno provisional, a su normalidad, encauzándola por el procedimiento constitucional y democrático.


El gobierno de transición no podrá convertirse en un poder omnímodo para imponer nuevas ideologías, concepciones políticas o soluciones unilaterales, ni podrá abrogarse el derecho de legislar o establecer leyes que no sean las imprescindibles para garantizar el orden público, los derechos ciudadanos y el regreso a la economía de mercado y de libre empresa, como lo establece la Constitución de 1940, y nos debe llevar en una forma pacífica y ordenada a la celebración de elecciones libres y multipartidistas, en un tiempo mínimo previamente establecido por las fuerzas políticas del país, para devolverle al pueblo su soberanía. Tampoco tendrá el derecho de derrumbar de súbito las estructuras existentes, que no sean las que interfieran directamente con esos propósitos, porque copiaría los mismos métodos del primero de enero de 1959, donde un grupo de hombres unilateralmente cambiaron el rumbo del pais que nos llevó al totalitarismo. La solución de la mayoría de los graves problemas que ha generado el sistema tienen que discutirse y resolverse a través de la voluntad popular expresada en el Congreso que se establezca, que puede aprobar un plebiscito para convocar a una Asamblea constituyente como muchos cubanos desean.


El restablecimiento de la libertad política y económica del país devolverá la confianza de la comunidad internacional y del capital extranjero para que inviertan en nuestro pais y provocarán que las Democracias eliminen todas las restricciones al comercio con nuestro país y faciliten los créditos necesarios para su reconstrucción económica.


Para facilitar una verdadera reconciliación nacional y evitar los excesos, el primer decreto que promulgue el gobierno provisional deberá ser el de criminalizar y llevar a los tribunales a todo aquel que trate de desalojar por la fuerza a cualquiera de la vivienda donde vive, reclamando una propiedad que el tiempo ha subordinado a la tranquilad social: Incitar a la violencia, acosar o discriminar a otro ciudadano por sus creencias políticas, religiosas, preferencia sexual o sexo, deber ser considerado un delito castigado por las leyes.


Un cambio hacia un sistema democrático de gobierno no puede significar el regreso a los males del pasado, ni la permanencia de los males del presente; tendrá como objetivo devolverle al pueblo el derecho de autodeterminar su destino, donde nadie pueda explotar a nadie: ni el estado a nombre de la comunidad, ni el individuo a nombre de la libertad.


Hiram Gonzalez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...

Seguidores

Datos personales

El Movimiento Revolucionario 30 de Noviembre Frank Pais fue fundado el 13 de Marzo de 1960 en homenaje a los heroes y martires del Alzamiento de Santiago de Cuba el 30 de Noviembre de 1956 lidereado por Frank Pais y los que ofrendaron sus vidas en el ataque al Palacio Presidencial de la ciudad de La Habana el 13 de Marzo de 1957, en su fundacion se recojen los ideales y principios de los hombres y mujeres que lucharon y luchan por la restauracion de la Constitucion cubana de 1940, abrazando el espiritu democratico de Frank Pais y sus anhelos de paz y libertad. En el año 1991 el Congreso Nacional del Movimiento 30 de Noviembre aprueba la fundacion del Partido Democratico 30 de Noviembre dentro de CUBA, el esfuerzo ha dado sus frutos y hoy existen delegaciones del Partido diseminadas por toda CUBA presentando batalla a la dictadura comunista. Uno de los fundadores del Partido, el señor Rafael Ibarra Roque fue detenido, encarcelado y condenado a veinte(20)años de prision el 17 de Junio de 1994, la condena se produjo el 23 de Febrero de 1995, el hermano Rafael Ibarra es un recio y valiente opositor quien no ha sido doblegado jamas.